WhatsApp ahora es Facebook y la industria se pone interesante

WhatsApp ahora es Facebook y la industria se pone interesante

Publicidad

Apenas estamos digiriendo la compra de Viber por Rakuten y de Motorola por Lenovo, más la venta de la marca Vaio de Sony a inversionistas japoneses, cuando ahora nos cae esta noticia bomba que, si bien se trata de una app dedicada a la mensajería, tiene impacto en toda la industria del Internet.

Debo reconocer que al enterarme una ola de nostalgia me invadió. A pesar de que el comprador, en este caso Facebook, diga que por ahora WhatsApp permanecerá igual y que seguirá operando de manera independiente, la realidad es que no será así a partir del mediano plazo, aunque claro, hay de integraciones a integraciones. Por ejemplo la integración de Skype a Microsoft paso casi desapercibida pues su diseño y experiencia de uso permaneció igual. Incluso Skype hizo que Messenger desapareciera.

Pero Facebook no es Microsoft y WhatsApp no es Skype, creado bajo un enfoque distinto que incluso ya se considera añejo. Además está el crecimiento exponencial de la mensajera japonesa Line, cuyo modelo de negocio es la envidia de WhatsApp aún y cuando la primera es gratuita y la segunda de paga. Además tenemos la última novedad de mensajeros; Telegram, misma que permite mantener chats secretos y estar desarrollada en código abierto. Y qué decir del resucitado BBM que busca rescatar sus viejos fueros o del reestructurado Hangouts de Gmail que ya integra los SMS.

No olvidemos que estos mensajeros instantáneos poco a poco están “matando” al email para ciertas conversaciones (y pronto para todas las demás, dicen algunos), pues lo hacen más rápido, más improvisado, más genuino, más íntimo y en ocasiones más seguro. Igualmente le están dando pelea a las llamadas; la gente ya no llama, ahora escribe mensajes cortos. Además tienen una ventaja respecto al mensajero tradicional (que es el caso del de Facebook) y que es funcionar de la mano de un número telefónico móvil, el cual te identifica como usuario.

Se trata pues de una industria con características únicas, con un valor en publicidad y otros servicios de enormes proporciones y creciendo a pasos agigantados, mientras las telefónicas lloran la pérdida de tan jugosas ganancias a través de sus SMS. El monto que pagará Facebook por WhatsApp (16 mil millones de dólares), lo dice todo.

Esta compra de Facebook, y que en voz de su CEO Mark Zuckerberg le permitirá “complementar sus servicios de chat y mensajería para brindar nuevos servicios a su comunidad”, le coloca ya como un gigante de la industria a la par de Google, Apple y Microsoft. Sus servicios se hacen cada vez más amplios e integrales (la compra de Instagram también le ayudó a esto) mientras que sus estados financieros en 2013 fueron muy buenos. Muy atrás quedó su accidentado debut en la bolsa de valores.

¿Hay ganadores y perdedores con esta compra? Sin ser experto en la materia diría que a nivel empresas quizá quien más sufra es Yahoo pues sigue con vaivenes en su proceso de reestructuración y ello implica a su mensajero. Microsoft puede ser otro a pesar de ser socio de Facebook, aunque Skype tiene un mercado más definido. A Apple no le importa tanto el mundo de la mensajería instantánea al concentrarse en iMessenger y Google la tiene ahora más complicada. Por su parte las empresas enfocadas únicamente a este tipo de servicio como Vibe, Line, Telegram, etc. seguirán creciendo y, posiblemente, siendo un objetivo suculento para las grandes empresas.

Lo cierto es que los usuarios ganaremos más pues esto obliga a todos los proveedores del servicio a esforzarse para diferenciarse uno del otro.

El mundo del Internet se resume quizás a una sola palabra; tráfico. Si tienes tráfico entonces muy probablemente podrás vender publicidad, servicios y/o productos y por lo tanto generar ingresos. Facebook pagó tal cantidad de dinero por WhatsApp porque tiene 419 millones de usuarios activos mensualmente que le generan un tráfico de proporciones inimaginables y que potencialmente puede ligarlos a los servicios de Facebook, aunque muchos de ellos seguro ya lo están. Facebook pagó tal barbaridad para defender su territorio. Fue un movimiento defensivo.

Facebook ahora es el “país” más grande del mundo pues tiene en su “territorio” alrededor de mil 700 millones de “habitantes” sumando a los de WhatsApp (China tiene mil 300 millones). Pero una cosa es tenerlos y otra cosa aprovecharlos para generar valor. Por ello mucho se hablara de esta compra y de las razones que hubo detrás de ella. Veremos si Facebook lo consigue en una industria digital donde un día eres el líder y al día siguiente puedes ser un perdedor. La mensajería y redes sociales no son la excepción.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio