VoLTE y la promesa de la solución al eterno "No te oigo bien..."

VoLTE y la promesa de la solución al eterno "No te oigo bien..."

Publicidad

Algunos dicen que los smartphones deberían llamarse de otra forma más acorde con lo que hacemos con ellos actualmente. Quizás algo así como Smartcameras, o Smartmessengers, por ejemplo. Porque lo curioso es que una y otra vez, en cada evento de presentación de nuevos modelos, de lo que menos oímos en materia de novedades es algo que irónicamente fue la función con la que nacieron estos dispositivos: hablar por teléfono.

Las llamadas de voz se oyen hoy prácticamente igual de bien (o de mal) que hace una década. Cierto que los fabricantes han integrado mejores chips de audio y sistemas de micrófonos que ayudan en temas como la cancelación de ruido, pero el problema es que la infraestructura no permitía demasiadas concesiones en este apartado. Eso ya no es cierto en estos tiempos en los que las redes 4G son la norma en buena parte del mercado en el que los smartphones dominan el panorama, porque tenemos un firme candidato a mejorar notablemente la situación: VoLTE.

Limitaciones técnicas

En el MIT Technology Review citaban recientemente las palabras de Jerry Gibson, un profesor de Ingeniería Eléctrica e Informática en la Universida de California en Santa Bárbara. Este experto explicaba que las llamadas de voz tienen esa calidad de audio por distintos factores. Entre ellos, por temas que también afectan a la recepción de datos, como la cobertura o el estado de carga de la estación base a la que nos conectamos.

Volte Frecuencias

Para mejorar esa calidad de sonido las operadoras móviles han ido mejorando sus redes para dar soporte a tecnologías de voz HD, o voz en alta definición. Esta es una tecnología para transmisión de audio que utiliza banda ancha. Mientras que los estándares actuales limitan la frecuencia que se utiliza en la llamada en un rango que va de los 300 Hz a los 3,4 kHz, una llamada de voz HD se transmite en un rango que va de los 50 Hz a los 7 kHz. En esta tecnología hay además un muestreo más detallado de la información que transmitimos: en lugar de las 8.000 muestras por segundo de una llamada convencional pasamos a las 16.000 muestras por segundo en llamadas de voz de alta definición.

Una de las principales implementaciones de este tipo de llamadas de audio de gran calidad es VoLTE -voz sobre LTE-, pero las ventajas de este tipo de oferta se ven empañadas por el hecho de que por ahora hay una interoperabilidad muy deficiente entre las distintas redes de telefonía móvil. No basta con tener en nuestras manos un terminal que soporte este tipo de llamadas -los terminales de última generación son capaces de aprovecharlas, o bien necesitan tan solo una actualización software- sino que solo si llamamos a un teléfono compatible bajo la misma operadora nos beneficiaremos de esas ventajas en calidad de audio.

Nuestros compañeros de Xataka Móvil han hecho un seguimiento extenso de esta tecnología, y el año pasado nos mostraban por ejemplo el vídeo que acompaña a este artículo, publicado por la operadora estadounidense AT&T. En ella los responsables de AT&T comparan el salto de calidad con el que obtuvimos al pasar de la televisión estándar analógica a la televisión digital HD, algo que nos parece un poco exagerado.

Vía | MIT Technology Review

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio