En Guadalajara, México experimentan con fibra de agave para crear material de construcción

En Guadalajara, México experimentan con fibra de agave para crear material de construcción

Publicidad

Uno de los mayores problemas que enfrentan los productores agrícolas en México es saber qué hacer con los restos del material orgánico que quedan después de la cosecha, hace unos días te hablábamos del plástico que puede obtenerse de las semillas de aguacate, y hoy conoceremos cómo es posible fabricar materiales para construcción que incluyan yeso, unicel y fibras de agave.

Todo comenzó con una idea en la mente de Francisco González Madariaga, que trabaja en la Universidad de Guadalajara (UdeG) como jefe del Departamento de Proyectos de Diseño del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño, su objetivo es construir un material semejante a la tablaroca, pero con 50% menos peso, y que sea tan resistente como lo demanda la industria de la construcción.

Desechos De Agave

El producto que están creando es sustentable ya que sus componentes son el unicel, mismo que después de ser utilizado como material de embalaje llega a la basura, la fibra de agave que representa un "problema" de 190 mil toneladas anuales, y un poco de yeso de baja calidad, lo cual sitúan a este innovador material con un precio bastante competitivo. En palabras de Francisco González:

“Usamos como matriz el yeso de baja calidad, el plástico y la fibra de agave, que aporta resistencia al material, además de que es muy abundante en Jalisco y representa un problema para la industria tequilera”

El unicel aporta un componente de aislante térmico y acústico, en pruebas de laboratorio se han podido medir variables del material tales como tensión, compresión, fractura y resistencia química, ahora mismo es necesario trabajar en el perfeccionamiento de la flexibilidad, para ello alumnos de la Escuela Superior de Ingeniería Textil del IPN se encuentran diseñando y elaborando una malla tejida de fibra de agave.

No es un proyecto nuevo, pues hace ocho años se comenzó en colaboración con otros centros universitarios de la UdeG. Por ahora el proyecto ya recibió 180 mil pesos de apoyo del Programa de Mejoramiento del Profesorado, además la propia universidad y el área de Proyectos han aportado también su granito de arena para hacer realidad este material de construcción.

Las mejoras continuarán y también las pruebas, para que a finales de 2018 este producto pueda ser comercializable, es importante señalar que ya se cuenta con una patente del material, y hace falta concluir el proceso de patente de la maquinaria que se utiliza para elaborarlo. Y si todo sale bien, para el año 2019, se podrá implementar todo un sistema de construcción que además de las placas también incluya postes y soportes hechos con el mismo material.

Imágenes | Pinterest | Contacto Hoy

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio